Cienfiebres Blogcast #1. The Times.

Amo la radio. Tenía como propósito hacerme un podcast, pero hasta que no pueda garantizar una hora o 45 minutos de soledad en la que nadie me moleste y yo no despierte a ningún niño, no puedo hacerlo. Cuando lo consiga, me haré con un buen micro y el programa informático que sea pertinente pero mientras tanto, voy a jugar a hacer radio por escrito y voy a aprovechar la cuarentena para hacerlo. Un blogcast.

[A partir de aquí, lean como si estuviesen escuchando…]

Bienvenidos, bienvenidas al programa inaugural de Cienfiebres… arrancamos con The Times…

“The theme from Danger man”, segundo corte de un doce pulgadas titulado “I helped Patrick McGoohan escape”, publicado en 1982 por la banda The Times, proyecto de Edward Ball, quien también fuese cofundador de los míticos Television Personalities.

Tanto el título de este tema como el del propio disco hacen referencia a una serie británica de los 60 llamada Danger man, protagonizada por John Drake, un agente secreto al que daba vida el actor irlandés Patrick McGoohan, serie a la que, cabe suponer, rendían culto Ball y compañía.

Ahora vosotros os preguntaréis por qué este tema para inaugurar este programa… la respuesta es una auténtica bobada: cuando hace un tiempo pensé que quería volver a hacer algo parecido a un programa de radio, decidí que el tema o sintonía del mismo fuese este “The theme from Danger man”. Sin más. No lo será, porque este Cienfiebres Blogcast no va a tener una sintonía fija y porque, joder, no es un programa de radio…

Dadas las explicaciones, seguimos. Y seguimos con otra de los Times. El tema inaugural que he pinchado anteriormente no es mi favorito de ellos, ni siquiera de ese disco. Sí lo es la canción de The Times que suena ahora: Manchester.

Una de las odas más maravillosas que conozco dedicadas a una ciudad. A sus gentes, guapas y feas, a su música, a sus bares, a sus suburbios, a su cotidianidad, a su grisácea existencia. “Manchester” abre el LP “E for Edward”, publicado en 1989 en el mejor sello musical de la historia, Creation Records.

Cuando descubrí este tema me voló la cabeza y desde entonces, siempre que he tenido la oportunidad de pinchar música para otros, he intentado hacerlo sonar. He de agradecer a Carlos dicho hallazgo y agradecerle que pusiese en pie aquel templo que fue en Bilbao La Casa de Atrás, donde me hice con los dos discos que han protagonizado este experimento.

Y ya puestos, si hablamos de La Casa de Atrás, hagamos sonar esto…

Se trata de Toby Connor, alter ego de Robert Alexander, cantautor mancuniano, precisamente, residente en la bellísima localidad gerundense de Cadaqués, que un 11 de abril de 2015 nos enamoró con su guitarra y su sensibilidad en una sesión vermú celebrada en La Casa de Atrás. Espero que a vosotros y vosotras también os haya engatusado la preciosa “Puppets”grabada en un rincón del puerto de Bermeo por mis queridos Two Baskos.

Pero seguimos en este programa inaugural del blogcast (perdón por el nombre) Cienfiebres para acercarnos poco a poco al final. Mi, de momento, estructura para este espacio consiste en enlazar tres temas basados en la fiebre que se dé ese día y, por otro lado, acabar trasladando aquí mi chorrada de la Colección de Favoritas, la cual, a su vez, podré asociar a un momento o a una persona o a algo que me permita echar el cierre… Vamos allá…

Una favorita clásica. Uno de los grandes himnos de aquello que se dio en llamar Britpop. Esos violines ya inmemoriales, esa chulería de Aschroft en el vídeo. Un tema que sigue envejeciendo muy bien y que me lleva a rememorar una época bellísima de mi vida. Y me hace asociarlo, más que a momentos, a personas. Y entre ellas, me lo deja a huevo por las circunstancias que estamos viviendo últimamente; me lo deja a huevo, de hecho, para enlazar con un segundo o tercer programa del Blogcast Cienfiebres. Este “Bittersweet simphony” me trae a la mente el rostro de mi amigo Jon. No miento. Casualidades de la vida. Él y el resto de mi gente lo entienden.

Por tanto, acabaré con otro tema que indefectiblemente asocio a esta persona. Favorita de él, favorita mía y un tema precioso (también cabría en ese cajón desastre del britpop) para despedir este primer programa… salgan volando y espero que este estreno del Blogcast Cienfiebres les haya gustado.

La radio y yo

No recuerdo qué fue primero pero empezaré por La Furgoneta Azul. Me remonto a cosa de hace quince años o por ahí cuando, tras unas conversaciones con Edu Gong en las cuales él nos facilitaba el acceso a la extinta radio popular de PitiTako Irratia, pensamos que podría estar guay hablar de música en plan coña y pinchar canciones desde una emisora pirata. La propuesta no fructificó o quizá sería más adecuado decir que germinó en otro formato: el de la web. Web que, posteriormente mutó a blog y que, finalmente, cinco o seis años después, ahora sí, se cristalizó en un programa de radio, en la antena de Bidebieta Irratia primero y BI FM después. Espacio que se mantuvo durante siete temporadas y que tenéis enlazado por ahí, a la derecha.

Lo otro que no recordaba qué fue primero es mi participación en la SER, en Radio Bilbao. Entre 2003 y 2005, eso seguro, arrancó. Yo trabajaba como educador social en un espacio joven en el que también ejercía su labor una compañera, Ainara, a la que, supongo, le daría mis buenas chapas sobre diferentes temas cada vez que subía a fumar un pitillo. Quizá, derivado de ello y fruto de la amistad que Ainara tenía (y aún tendrá) con Azul Tejerina, un día me viene contando que ésta, Azul, buscaba gente joven para su espacio, El Farol del Sur, que se hacía al lado del curro, y que ella, Ainara, había pensado en mí y en mi hermano educabloguero Iñigo para participar. Y empezamos a acudir, claro. Y desde entonces pues aún aguantamos unos cuantos años en plan tertulianos, tratando infinidad de temas una tarde a la semana, primero en El Farol y más tarde en La Ventana. Allí conocimos a Yuri, a Iñaki, allá llevamos a Lorena (que aún aguanta al pie del micrófono con ‘De las ondas a la red‘) e incluso logré embaucar a mi señora esposa y a una amiga a participar en el espacio por eso de que hubiese más presencia femenina en la mesa. Aguantamos unos años pero también son unos cuantos ya los que han pasado desde que dejamos de acudir a los estudios de la SER. Fácil que desde 2011 o por ahí, no recuerdo bien.

O sea, que entre La Furgoneta Azul y los programas de Azul, he pasado unos cuantos años de relación, digamos, directa con la radio. Me parece algo lógico, en todo caso. Me encanta la radio. Escucharla, hacerla o participar en ella. De hecho, si hablamos de escucharla, mi relación con este medio abarcaría casi los 40 palos, o sea, desde que nací. Al menos, desde mi más tierna infancia recuerdo en casa un transistor conectado en el enchufe de la cocina. Para desayunar, para comer y para cenar. Quizá es porque no teníamos televisión en dicho espacio pero, sea como fuere, la presencia de este medio, la compañía de las ondas fue una constante desde siempre.

Al recordar lo que escuchaba, lo que he escuchado, me vienen algunos nombres a la cabeza: Iñaki Gabilondo en el Hoy por Hoy, en la SER, por las mañanas; Tomás Fernando Flores y su siglo XXI en Radio 3; el carrusel deportivo y al showman radiofónico Pepe Domingo Castaño; Diego Manrique y su Ambigú; el desaparecido Carlos Llamas, en Hora 25, también en la SER, posiblemente mi periodista favorito de siempre; el Butano, José María García, a quien empecé a escuchar con asiduidad porque en El Larguero se metían mucho, de aquellas, con Javier Clemente, entonces seleccionador español; La Rosa de los Vientos con Juan Antonio Cebrián también me acompañó muchas madrugadas; etcétera.

En fin, sirva toda esta txapa nostálgica para anunciar que, desde el pasado 5 de octubre, he vuelto a la radio. Vuelvo a sentarme delante de un micrófono. Vuelvo a hacerlo acompañando de nuevo a Azul Tejerina en su casa, en su Hoy por Hoy Bilbao, donde siempre soy bien recibido. Desde entonces, por ahí estaré una vez al mes. De hecho, hoy he vuelto a estar ahí, segundo episodio de mi nueva temporada. Si os apetece escuchar el primer capítulo, podéis hacerlo pinchando aquí, dándole al play y avanzar hasta el minuto 58; en el caso de la jornada de hoy, clickad aquí y a partir del minuto 54 podréis hacerlo. En ambos casos, si sois amantes de la radio como yo lo soy, mejor que os escuchéis el programa entero, claro está.