Cienfiebres Musicales #16: When we were the best

Hasta que podamos celebrar en el Panorama la fiesta When we were the best dedicada al britpop, tendréis que conformaros con este episodio, en el que repaso la mencionada etiqueta con la excusa de los 25 años del (What’s the story) morning glory? de Oasis, del Great Scape de Blur y del Different Class de Pulp.

Muchas ganas de desgañitarme junto a mis amigos, a los que dedico especialmente este capítulo. Una reivindicación de un movimiento y de un momento muy especial en mi vida.

Suenan:

Sigue leyendo

11 de agosto. Mi Banda Sonora.

Entre ponte aquí y estáte quieto y una importante sensación de pereza, no he actualizado mi pseudodiario musical, no he mantenido Mi Banda Sonora. Hoy lo hago por no descuidarlo y para que mi audiencia no se preocupe al respecto pero he de decir que, también ahora, me causa cierto sopor ponerme a ello, no lo negaré, pero, a pesar de ello, tiraré de memoria para recordar algunas cosas que he escuchado en estos últimos días.

Así, volviendo al pasado jueves 6 de agosto por la mañana, escuché en casa el «Parklife» de Blur. ¿La razón? Poner algo, ejem, bailable a Nicolás. El monitor de la piscina de Azagra (ya les contaré si surge), encargado de dar cursos de Zoomba a las señoras mientras refrescaban sus ajados cuerpos, se mostró muy vehemente a la hora de recomendarme que tenía que poner a mi hijo esa música del diablo para que bailara al ver la capacidad danzarina de mi cachorro cada vez que cualquier tipo de sonido emerge de un altavoz. Por ello y quizá influenciado por dichas orientaciones, revisé parte de mi discoteca para finalmente decantarme por el tercer álbum de los británicos. ¿Bailable? No lo sé pero él lo hizo, claro, pero como si le pongo, qué sé yo, a un lobo aullando con una cierta cadencia.

A la tarde, Carlos me invitó a formar parte de unos grupos de intercambio y venta discográfica en Facebook: Blackmanía (sobre música negra) e Iberipop (dedicado a los vinilos de pop español). Diferentes publicaciones en ambos espacios me llevaron a escuchar esa tarde en Spotify «I love the way you love» de Betty Wright y el recopilatorio de Gabinete Caligari «Sombras negras».

El viernes seguí un poco en la misma línea y al ponerse a la venta en Blackmanía el «Zoot» de Zoot Money’s Big Roll Band le eché un vistazo a través de la anteriormente mencionada plataforma de música en streaming. Fantástico ese álbum en directo. Creo que me tengo que hacer con él. Esa tarde también escuché el capítulo que en El Sótano de Radio 3 dedicaron a los Small Faces. Magnífico programa. Después, le di una primera escucha (y creo que última) al nuevo trabajo de Tame Impala, «Currents». Insultantemente pretencioso.

Sábado. El sábado a la mañana pusimos un LP recopilatorio de Slim Harpo. Dicha audición dio como fruto un magnífico vídeo de Nicolás bailando maravillosamente bien la música salida de este «The best of Slim Harpo». Es tan bueno el vídeo que lo he compartido de forma privada con muchos familiares y amigos y muy tentado he estado de hacerlo más público a través de las redes sociales e incluso hasta de subirlo a Youtube pero, afortundamente, he controlado la pulsión. Por lo demás, se acabó quedando una mañana muy modernista y después de Harpo, pinchamos el «Oh Baby!» de Big John Patton.

El fin de semana lo acabamos en Castro y en el coche el protagonismo musical se lo llevó, fundamentalmente, el primer disco de los Stone Roses. Ayer lunes, por ir acabando ya, descubrí que Vetiver habían editado un nuevo disco este 2015, titulado «Complete strangers» el cual, en una no excesivamente atenta primera escucha, no me dijo mucho.

Por lo demás, tanto ayer como hoy, mucha radio y muchas listas de reproducción en Spotify sin que de nada de ello extraiga nada especialmente reseñable.

Y sí, para ponerme a escribir esta sarta de contenidos intrascendentes con una gran galvana, me ha quedado un ladrillo bastante ganso, la verdad, pero es lo que tiene tratar de contaros mi banda sonora de los días 6, 7, 8, 9, 10 y 11 de agosto de 2015. Mi más sincera enhorabuena si has llegado hasta aquí.

PD: la canción que acompaña el post es «Tip on in» de Slim Harpo y sí, es la canción que tan fantásticamente bien baila mi niño. Y no, no insistáis, no voy a subir el vídeo a Youtube.

8 de mayo. Mi Banda Sonora.

Antes de nada… El pasado 6 de mayo debió publicarse Mi Banda Sonora pero creo que sólo guardé borrador y no la publiqué. O algo así. No sé, lo que sea, pero que la hubo, mirad:

Mi vida en los últimos días se puede resumir en vómitos y diarreas. Desgraciadamente, no míos. Ojalá. Son del cachorro. El puto virus sigue acompañando al chiquillo y, aunque creemos ver signos de que poco a poco abandona su cuerpo, ahí sigue, el hijoputa. En fin.

Hoy he vuelto al trabajo y este hecho me ha permitido que en el ordenador haya escuchado el EP de Los Planetas, «Dobles fatigas», y el disco de Blur, «Te Magic Whip». Al ejercer una labor de acompañamiento a la tarea profesional, no les he podido prestar especial atención a pesar de ser dos grupos a los que siempre he seguido. Bueno, ya los escucharé con más ahínco. De primeras y atendiendo a sensaciones superficiales, el de Blur me ha sonado mejor pero a saber.

Esta, amigas y amigos, ha sido la banda sonora de mi 6 de mayo de 2015.

Hoy también. Escasa, como estos últimos días. Desde el ordenador y en el curro. Descubriendo novedades discográficas y algún que otro trabajo pretérito. En este último caso la primera parte de la tarde la he dedicado a escuchar varios albums de Ty Segall. Después, tras unas escuchas a diversas playlists, me acordé que el otro día vi en el escaparate de Long Play de Barakaldo el nuevo trabajo de los Django Django (cuyo debut fue, para mí, el mejor disco de 2012), titulado «Born under Saturn». Escuchado en Spotify, se gana nuevas audiciones y la probabilidad de que acabe comprándomelo.

Pocas emociones por lo demás. Hoy he empezado a notar la fiebre gualdinegra de cara al partido del domingo (último de la liga regular pero espero que no de la temporada en Lasesarre) aunque no le haya dedicado entrada al respecto. El lunes habrá que resarcirse y espero que contando buenas nuevas. Hasta entonces. Buen fin de semana.

Esta ha sido mi banda sonora del 8 de mayo de 2015.