Cienfiebres Musicales #37. The very best. Lo más bestia.

Selección de algunos de mis discos de grandes éxitos favoritos como fiebre protagonista de la primera parte del programa, con el objetivo de rendir homenaje a un formato de álbumes a veces depauperado, pero muy importantes en la formación de todo buen aficionado a la música.

Suenan:

LOS PEKENIKES: Cerca de las estrellas
SMALL FACES: What’cha gonna do about ir (French EP version)
BO STREET RUNNERS: Love
SLIM HARPO: Tip on in
ANOTHER SUNNY DAY: Impossible
THE GO-BETWEENS: People say
ALICE CLARK: Never did I stop loving you
FRANCO BATTIATO: Le nostre anime
FLEET FOXES: The cascades
DELUXE: I’ll see you in London
DOBIE GRAY: The in crowd
SMALL WORLD: Love is dead
THE BOYS WITH THE PERPETUAL NERVOUSNESS: Rose tinted glass
MARCO MARIL: El aire y el mar
MALAMUTE P.: Deprisa, deprisa
MARCOS Y MOLDURAS: Los ratos contigo
BUZZCOCKS: I don’t mind
THE JAM: Beat surrender
JAMES TAYLOR QUARTET: Stepping into my life

Cienfiebres Musicales #36. Supercontagiadores: cócteles y españoladas con Javier Ikaz

Por primera vez en la breve historia de Cienfiebres Musicales, contamos con un invitado que participará en el programa con el objetivo de contagiarnos una de sus fiebres.

Mi querido Javier Ikaz estrena esta especie de sección que espero mantener en el tiempo y que he bautizado como Supercontagiadores. Acude a mi llamada con el fin de inocularnos a la audiencia y a mí mismo el virus en torno a esa música de españolada, esas canciones para tomar cócteles, esos sonidos easy-listening o lounge o lo que sea… SPOILER: a mí me ha contagiado totalmente.

Estrenamos pues este espacio SUPERCONTAGIADOR, que acompañará al resto de secciones del programa… Suenan:

ANTÓN GARCÍA ABRIL: Sor Citroën
AUGUSTO ALGUERÓ: Bocaccio soul
WALDO DE LOS RÍOS: Evelyn
ALFONSO SANTIESTEBAN: Palmarés
JESS FRANCO: Pepito el rápido
JUAN CARLOS CALDERÓN: Bandolero
WES MONTGOMERY: Delirium
DERIVA: Invisible
TEENAGE FANCLUB: So far gone
THE RADIO DEPT.: Domestic scene
TEENAGE FANCLUB: Endless arcade
ESPANTO: Ragazzi e noi
JACK NIETZSCHE: Surf singer
ANDERS & PONCIA: You don’t know what to do
STEREOLAB: Tone burst (country)
STEREOLAB: Fluorescences
JUAN MURO: Por meu amor

Cienfiebres Musicales #35: Siempre hablando de fútbol

Las evoluciones (o involuciones) de mi equipo favorito de fútbol y el conato de Superliga Europea que sacudió la actualidad futbolística esta pasada semana, me ha generado la suficiente fiebre como para compartirla en Cienfiebres Musicales y ponerle banda sonora. Calentura balompédica, pues, además de otras febrículas, las cuatro novedades semanales, la Colección de Favoritas… suenan:

SAINT ETIENNE: This is Radio Etienne
LOS RETUMBES: El parque de los Hermanos
SMOKESCREENS: Working title
LOVE: Always see your face
LIGHTNING SEEDS: Three lions
THE UNDERTONES: Family entertainment
ENGLAND DAN & JOHN FORD COLEY: Simone
SURFIN’ BICHOS: Humo azul
THE KINKS: The village green preservation society
LOS IMPOSIBLES: Bye-bye, pequeña
JOAQUIN PASCUAL: El camino de vuelta
TRIPTIDES: Let it go
MUJERES-CARIÑO: Al final abrazos
LONDON GRANMAR: Baby it’s you
SWAMP DOGG: If you’re leaving (take me with you)
DERIVA: Yo le sufro
MANIC STREET PREACHERS: From despair to where

Trilogías [Listas Tontas]

Yo qué sé. Hoy me ha dado por los tríos. Por hacer una lista tonta con trilogías. De libros. Unas tristes trilogías. Que no son tristes. Es por la reverberación. Que me callo. Trilogías:

La última: Vernon Subutex, Virginie Despentes. De un tipo que regentaba una tienda de discos, le desahucian, tiene que tirar de viejos amigos para ir tirando y se acaba convirtiendo en un gurú. A grandes rasgos. Me la empecé por una serie que me pareció floja. La trilogía está bastante bien.

La que se puede leer por separado: Las Saturnales, Pío Baroja. El cantor vagabundo, Miserias de la guerra y Los caprichos de la suerte. Bueno, más o menos. Que se pueden leer por separado, digo. Muy barojiana, claro. Muy de crónica, de una época, de un momento. A veces asusta ver ciertas similitudes con los años 30 del siglo pasado y la actualidad.

La de la guerra civil: La forja de un rebelde, Arturo Barea. Bueno, los dos primeros volúmenes no lo son (La Forja y La Ruta) no lo son (el tercero, La llama, sí). Debería haber dicho la biográfica o autobiográfica. Barea cuenta buena parte de su vida y, a la vez, buena parte de la historia de España desde finales del XIX hasta la guerra civil.

La de la adolescencia: El Señor de los Anillos, J.R.R. Tolkien. Y la que me he leído dos veces. Y con la que lo flipé al máximo, claro. Juegos de rol y todo el rollo. Aquí la versión cinematográfica sí estuvo a la altura.

La máxima: Verdes valles, colinas rojas, Ramiro Pinilla. Pues eso, la más enorme, la más intensa y compleja. Y clarividente y cercana. La que me quiero volver a leer este año. Pinillismo.

La siguiente que va a caer: Trilogía de Tokio, David Peace. Pronto va a salir – por fin – en castellano el tercer tomo, vía Hoja de Lata. Los dos primeros (Tokio año cero y Ciudad Ocupada) esperan inmaculados en la estantería a que se complete el trío. Ganas.

¿Y las vuestras?, ¿qué lista de trilogías literarias haríais?, ¿hay algo que distinga la trilogía, una historia contada en tres tomos, frente a una en un sólo tomo aunque en total sea la misma extensión?

*¿La imagen? De las Paredes que Hablan.

La Superliga Europea mitiga el dolor por el descenso a tercera

Aunque matemáticamente aún no lo está, el Barakaldo CF va a descender a tercera división. Pese a que nunca es buen momento para bajar de categoría, este descenso se va a producir en el peor momento: justo el año en que se crea una competición nueva (la 1ª RFEF o algo así) por lo que, en realidad, el club centenario de la margen izquierda no va a bajar una división si no dos. Del pozo de la 2ªB (tercera categoría del fútbol a nivel nacional hasta ahora) a las cloacas de la 3ª (cuarta categoría hasta este año, quinta a partir del año que viene). Muy Baraka Style todo.

Un desastre de temporada en lo deportivo que culmina con un más que merecido descenso. Una campaña que sí que se había arreglado un poco en lo económico, parches que veremos si se pueden mantener el año que viene. Porque, claro, a lo peor la gente que se supone que va a poner la pasta en la conversión a SAD puede decir que ellos iban a aportar dinero a la causa gualdinegra en la división de bronce, no en la quinta categoría. Es decir, puestos a ser agoreros, puede que incluso lo que esté en juego con este quasi confirmado descenso es la propia existencia de la entidad como tal. Puede que en vez de bajar a esa nueva tercera, acabemos jugando en no sé qué categoría del fútbol regional. Esperaremos acontecimientos.

Mientras, se ha anunciado la creación de una Superliga europea de fútbol que va a reunir a los doce o a doce de los equipos más ricos, económicamente hablando, del continente. Una competición, por lo que se ha podido saber, casi de carácter privado o exclusivo en la que otros clubes podrán participar si los oligarcas propietarios de esas multinacionales dan permiso, cual noble dando accésit de gracia al vasallo. Un nuevo formato que parece tiene como gran objetivo recuperar o multiplicar los ya de por sí  pingües beneficios que suelen obtener este tipo de entidades, los cuales, pobrecitos, se han debido ver recortados por la pandemia. 

Entiendo que puede sonar un poco hipócrita criticar esta historia y no hacer lo propio con la Champions o la Premier o la Liga o el Mundial de Qatar. Cierto, no son muy ejemplificantes, no son modelos especialmente edificantes, pero es que, para más inri, en el caso de la nueva liga esta, el inherente mérito deportivo que rige casi toda competición (como las de esos organismos), toda competición que, al menos, se caracterice de ser eso, o sea, deportiva, desaparece de la ecuación. Es decir, estos doce la jugarán siempre. Tenemos garantizados partidos televisados del siglo por doquier, eso sí. Partidos protagonizados incluso por equipos que, históricamente, tienen menos títulos que otros clubes que quedarán fuera. Y sí, ya sé que la NBA y la Euroliga de baloncesto son competiciones que se desarrollan de esta forma. Pero bueno, yo el fútbol lo vivo o lo he vivido de otra manera. Igual es que me cuesta entenderlo de esta forma. Me cuesta entender que todo tenga que responder a un show televisado, a un espectáculo.

Personalmente, aunque puedo estar dejándome arrastrar por una corriente… ¿populista?…  este formato me resulta abominable. Me parece una obscenidad de nuevos ricos (aunque sean viejos), una aberrante mercantilización de un ya de por sí mercantilizado deporte, una excluyente ostentación de magnates, de propietarios de fondos de inversión, de dueños de muchos petrodólares que se inventan un nuevo y elitista juego. Porque esto, amigos, para mí no es fútbol.

Volviendo al infrafútbol, asumiendo el descenso de mi equipo favorito, he tratado de ver el lado positivo. Para empezar, me he parado a mirar los posibles rivales del año que viene. Deusto, Santutxu, Gernika, Balmaseda… el derbi de la margen izquierda (si no sube el Sestao), partidos de matinal, campos a los que ir en metro, ataviados, el crío (puede que hasta los críos) y yo, con nuestras bufandas gualdinegras. Partidos con grada a pie de cal, de tertulia con la hinchada rival (fin de la pandemia mediante), de jamada antes o después del encuentro, de poteo previo al match, de entradas baratas (esperemos que no se aprovechen), de identificación con los colores del pueblo, de tu equipo, gane o pierda… otro tipo de show, otro tipo de espectáculo. Esto, para mí, sí es más fútbol.

La aparición de la Superliga europea esa ha reforzado, qué cosas, la perspectiva positiva ante la temporada 2021-2022 del Baraka en la nueva tercera, en la quinta categoría del fútbol nacional. O dicho de otro modo, el anuncio de la Superliga Europea me consuela por el descenso de mi equipo, ya que han aumentado mis ganas de verlo por esos campos tan alejados de los grandes focos.

*La foto se corresponde con la entrada al campo de Las Llanas, el estadio del Sestao River, en el derby contra el Barakaldo, en 2017, duelo que puede que se reedite el próximo año. Quién quiere Superliga Europea teniendo Northern Football, espacio en el que se compartió, en su día, dicha instantánea.