AFORTUNADA Y DESGRACIADAMENTE. BARAKA BIZIRIK!

“No hay nada más vacío que un estadio vacío. No hay nada menos mudo que las gradas sin nadie”. Eduardo Galeano en su libro ‘El fútbol a sol y sombra’. 

Desgraciadamente, esta frase ha adquirido un siniestro significado entre los aficionados a este deporte durante el último año y medio a causa de la pandemia. Afortunadamente, parece que, poco a poco, las gradas se vuelven a poblar, las niñas y niños vuelven a darle al balón y este juego, lo más importante de lo menos importante, va recobrando el pulso.

Desgraciadamente, las aficionadas y aficionados del centenario Barakaldo CF mantenemos una sensación de vacío y silencio ante la incertidumbre que atenaza el futuro de nuestro club. Al descenso deportivo a la 3ª RFEF, quinta categoría del fútbol español, se une la peliaguda situación económica que incluso pone en riesgo la continuidad de la entidad. 

Afortunadamente, un grupo de socios del Baraka hemos seguido creyendo en la supervivencia del club y nos hemos puesto al servicio del mismo con el objetivo de salir a competir, desde la austeridad económica, desde el compromiso y la responsabilidad con el pueblo al que la institución representa y desde el convencimiento de que puede seguir sin convertirse en una empresa privada. Lo hemos intentado hasta que, definitivamente, se nos han cerrado las puertas que, en un momento determinado, se nos abrieron.

Esta iniciativa por parte de diferentes perfiles de la masa social gualdinegra se fraguó ante la perspectiva – no confirmada de forma oficial – de que el club pasase a manos de capital extranjero, sin que estos presuntos inversores trajeran ningún tipo de planteamiento deportivo y sin que se supiera muy bien cuál era la motivación que traía a un grupo de personas de miles de kilómetros de Barakaldo a hacerse con las riendas de un club en una situación tan delicada como la ya comentada.

A partir de ahí y aunque, finalmente, esa “compra” no se produjese, este grupo de socios del Barakaldo (de la Este, de la Oeste y de la Sur) decidimos seguir apostando por un proyecto a medio-largo plazo, fundamentado en la consolidación de un cuerpo técnico asequible, del entorno y en plena progresión profesional, que tirase de jóvenes futbolistas de la zona, atraídos por lo que significan los colores amarillo y negro en este territorio, atraídos por jugar en un estadio como Lasesarre y atraídos, al fin, por la historia de este club, a pesar de que éste esté viviendo horas bajas.

Reuniones, quedadas, llamadas de teléfono, intercambio constante de mensajes, cálculos a partir del acceso a las cuentas del club y quebraderos de cabeza varios con los que tratar de arrancar un proyecto del pueblo para el pueblo, que reconectase al club con los habitantes del municipio y que sirviese para devolver el fútbol a la gente, ese fútbol que ha estado apagado por una situación sanitaria inaudita, pero que ya llevaba décadas apagándose al seguir, casi que exclusivamente, los designios del poderoso caballero don dinero.

Este grupo de socios también hemos buscado un planteamiento con el que hacer borrón y cuenta nueva con el pasado, renovando el relato del club, pero sin olvidar el legado histórico de la entidad; queríamos partir de cero, sin rostros reconocibles de anteriores directivas, pero contando con el aval de antiguos responsables del club que siguen creyendo que el Barakaldo CF pertenece a sus socios y socias y no al que ponga más pasta encima de la mesa; nos hemos juntado un grupo de gente con el propósito de que el Baraka salga a competir en la quinta categoría del fútbol español, siendo consciente de sus limitaciones y de que los objetivos han de ser humildes, pero sin olvidar que esta institución representa a un pueblo luchador que siempre trata de mantenerse orgullosamente en pie.

Desgraciadamente, no se ha podido dar esa alternativa. Pese a que la actual junta gestora invitó en asamblea a las socias y socios del Barakaldo a la cooptación y a que se predispuso a hacerse un lado para ceder el testigo en la gestión del club; pese a que incluso conminó a este grupo de socios a hacer algo rápido para hacer el traspaso, finalmente, la junta gestora ha cambiado de idea y se considera capacitada para sacar esto adelante. 

Las personas que redactamos este comunicado explicamos a la junta gestora que, con nuestras diferentes capacidades y abriendo la posibilidad de participar a todo aquel gualdinegro y gualdinegra que quisiera aportar algo, nos hacíamos cargo de la nave y que contábamos con un proyecto deportivo y con un modelo de gestión, alejado del de la SAD. Con todo, ante la negativa final a ese cambio por parte de los actuales gestores del club y ante la actual situación, como hemos dicho, el relevo no se produce. Por ello, sólo nos queda desearles toda la suerte del mundo a dichos responsables, ya que su suerte será la del Baraka. 

Desgraciadamente no se produce este relevo, pero afortunadamente este grupo de socios del Barakaldo CF estamos ahí, prestos a implementar nuestra apuesta cuando se pueda; atentos para fiscalizar que no se juegue con los colores y con el escudo del histórico Barakaldo; y para demostrar que, pese al silencio y al vacío, existe un grupo de personas dispuestas a llevar ruido a las gradas y a que el corazón del Baraka siga latiendo. A pesar de todo, el Barakaldo CF sigue vivo.

BARAKA BIZIRIK!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s