Donde hay confianza da asco

No sé si a vosotros también os pasa, pero creo que somos demasiado exigentes con las personas que tenemos más cerca. Lo pensé el otro día al acabar la lectura de un libro escrito por un autor conocido y al que aprecio. Tengo la sensación de que lo leí presto a encontrar fallos, a detectar errores, predispuesto a darle más caña. Creo que es un comportamiento inconsciente que no me surge ante las obras de escritores a los que no conozco personalmente. Es como si por el hecho de que sea una persona cercana quien ha tenido la facultad de conformar una historia por escrito, haya que atribuirle una especie de presunción de culpabilidad.

Podría decir lo mismo de amigos o amigas que forman parte de bandas de música. Escuchas sus composiciones con mirada aviesa, con el ceño fruncido, con una actitud más crítica, preparado para despellejarlo. Y, evidentemente, es importante cómo se encara, con qué predisposición se afronta una audición o una lectura. Porque luego puede sorprenderte, sí, pero hay muchas probabilidades de que la expectativa negativa se cumpla. La profecía autocumplida y tal.

En ambos casos, estamos hablando de autores y artistas noveles. Creadores que aún no cuentan con el respaldo de la crítica (para bien o para mal), que están fraguándose su reputación. En ese sentido, también la opinión que genera la prensa, los periodistas especializados y demás influye, obviamente, en la visión, en las expectativas. Puede que incluso se dé el curioso caso de acabar rindiendo pleitesía a esos autores conocidos a los que antes, por el hecho de serlo, exigíamos más, por la razón de que su obra ha sido aplaudida en general. Y al revés, puede que acabemos exclamando un “¿ves? si ya lo decía yo”.

De cualquier modo, lo que venía a subrayar es que me parece injusto. Que me parece injusto partir con esa mirada. Que evidentemente tenemos nuestras expectativas a la hora de afrontar la lectura de un libro, el visionado de una película o la escucha de un disco, pero que quizá no es justo que esas expectativas se conformen a partir del quién más que del qué. Y esto es algo que podemos ampliar hasta el infinito y de lo que podríamos obtener muchos ejemplos si entresacamos casos de posicionamientos políticos de artistas, si tenemos en cuenta declaraciones o comportamientos, etcétera.

Pero esos casos los dejamos para otro día y volvemos a nuestras personas cercanas, a la gente de confianza. Esas a las que les podemos decir las cosas de forma sincera, a la cara incluso. Esas a las que no sé si por el hecho de que las conocemos desde que eran así o porque hemos compartido cervezas en los bares con ellas, les exigimos un plus, les pedimos que nos acrediten un Pulitzer por anticipado porque si no vamos a ir con el lápiz rojo bien afilado dispuestos a gastarlo entero sobre las páginas de su obra; esas a las que les exigimos un disco de platino ya que, si no, no les daremos un voto positivo y no lo haremos sólo por ser tú, mi amigo de toda la vida (algo que, sin embargo, sí hacemos desde lo negativo)

En fin, no sé si me estoy explicando y no sé si esa primera persona del plural que he empleado debería transformarla en singular. Lo que parece claro es que donde hay confianza da asco y que estos comportamientos vinculados a la creación artística, podríamos extrapolarlos a lo relacional y cotidiano; o sea, muchas veces a nuestros familiares, parejas, amigos no les pasamos ni una, una una que si la hace alguien más ajeno igual hasta le reímos las gracias.

El qué versus el quién. Es francamente difícil desligarlos, claro, pero creo que deberíamos esforzarnos un poco más. Tanto si ese qué es fruto del trabajo de un amigo o de una mega estrella del pop; tanto si ese comentario o ese comportamiento lo ha tenido tu chica o tu chico o lo ha tenido el tipo ese tan majo al que apenas conoces.

Imagen de Paredes que Hablan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s