LA FIEBRE. Rebrotes.

Rebrotes. Rebrotes de contagios, de hospitalizaciones. Rebrotes de audios, de memes. Rebrotes de miedo, de acusaciones. Rebrotes de buscar culpables, de señalarlos. Rebrotes de contradicciones, de incertidumbre.

Desde el 9 de julio no escribía nada bajo la etiqueta La Fiebre. Y además, en aquella ocasión, lo hice con una especie de relato en el que pretendía denunciar el hecho de que se estuviese acusando a los inmigrantes como grandes portadores del virus. Por aquel entonces – hace poco más de un mes – no pensaba volver a compartir cuitas sobre La Fiebre en claves parecidas a las de marzo o abril, los momentos álgidos de la pandemia.

Sin embargo, los rebrotes (de todo tipo) de las últimas semanas me llevan a ello, a canalizar la frustración o el hartazgo que me genera toda esta situación por escrito. Y todo aunque el hecho de poder salir a la calle, de que brille el sol, de que no se vean las calles vacías y de que, a pesar de todo, el verano, este extraño verano, se imponga, no generan el mismo agobio que hace tres meses. Y pese a que, al mismo tiempo, ver las calles llenas, ver cierta despreocupación y que, paralelamente, los casos aumenten y los hospitales vayan cargándose, generan cierto desasosiego. Miscelánea emocional.

Anoche mismo vivimos un episodio en el que se daba esa mezcla de sensaciones. Nos disponíamos a cenar unas pizzas y unas ensaladas en una terraza de un restaurante. La mesa que nos asignaron estaba relativamente cerca de la puerta de entrada a la pizzería en cuestión y eso originaba que mucha gente se acercase a ver la carta o a recoger pedidos. En general, la gente permanecía poco tiempo en ese lugar y el 99% de las personas portaba mascarilla.

A una de las pertenecientes a ese 1% tuve que llamarle la atención. Quienes me conocen saben que no soy muy dado a ese tipo de intervenciones. Es decir, suelo ser muy tolerante con los comportamientos de los demás en general y me cuesta quejarme o afear a alguien su conducta. Pero ayer una mujer sin mascarilla (o con ella pero en la muñeca) decidió permanecer junto a nuestra mesa, con poca distancia, esperando a que le asignasen un espacio donde cenar. Así, en vista de que no parecía tener prisa en moverse de ahí, le conminé educadamente a que, por favor, se apartase de nuestro lado o que se tapase boca y nariz.

Como decía, una vez advertida dicha mujer (la cual, todo sea dicho, reaccionó muy bien, pidiendo disculpas y separándose) me sacudió una sensación extraña. Incómodo por el mero hecho de recriminar algo a alguien y, a la vez, con la percepción de haber hecho lo que tenía que hacer. No sé. Esto para mí ha sido un brote más que un rebrote y espero no tener que replicarlo en el futuro.

Y mirando precisamente al futuro y por ir acabando, me cuesta ser halagüeño aunque me esfuerce. Y lo intento y quiero pensar (y creo que, en cierta forma, es así) que la situación no es igual a como era en marzo y tal; que se sabe más, que los servicios sanitarios están alerta, que hay más casos porque se hacen más test y yo qué sé qué más puedo deciros y decirme. Pero el acojono vuelve a aparecer y quizá lo que peor llevo es la perspectiva de que no hay un final claro en el horizonte y reina en mí y en muchos de los que me rodean un cierto hartazgo por un verano de mierda inolvidable y por un otoño que tampoco pinta bien. Que aunque odie la rutina, como os contaba el otro día En Lontananza, uno desea volver a la normalidad de antes o, al menos, a ese tiempo en el que no había un bicho imperceptible convertido en Espada de Damocles de nuestra cotidianidad.

En fin, como en anteriores entradas de LA FIEBRE, quiero dedicar ésta. Y en esta ocasión lo quiero hacer a los adolescentes. La señora que ayer teníamos prácticamente encima no estaba, precisamente, en plena pubertad. Asimismo, admitiré que cuando salió un brote en una discoteca de Bilbao, pensé en mi sobrino de 19 años; él mismo se expresó al respecto llevándose las manos a la cabeza al ver que la gente no se comporta como es debido o respetando lo de no aglomerarse y demás. Y estoy seguro que, como él, habrá un montón de jóvenes que saben respetar y tener un comportamiento ejemplar con sus semejantes, del mismo modo que habrá gente talludita que pase absolutamente de todo. Sin embargo, a quien se está señalando constantemente es a la chavalería. Pues eso, que a ellos va dedicado y en especial a Adrián, como digo. Por último, no quiero olvidarme del personal sanitario al que, desgraciadamente, parece que le va a tocar apretar los dientes de nuevo en las próximas semanas. Todo mi ánimo para ellas, en especial a mi chica, a la que le toca volver al hospital en breve.

Barakaldo, 11 de agosto de 2020.

*Imagen vía Paredes que Hablan.

Cienfiebres #7: Jazz Fever

De la expresión “uf, éso es demasiado jazz” a la boutade “voy a vender todos mis discos menos los de jazz y sólo voy a escuchar esa música” han pasado unos 20 años. El autor de ambos testimonios soy yo y entre ellos hay una importante evolución en mi relación con el jazz.

De esto va el séptimo de Cienfiebres Musicales. De mi convivencia con un género musical que se ha convertido en una de mis fiebres recurrentes y que cuando me golpea lo hace con fruición.

Suenan: Quincy Jones: One note samba // Shirley Scott: ‘Taint What You Do (It’s the Way That Cha Do It) // Jimmy Smith: The cat // Bobby Timmons: Moanin’ // Art Blakey & The Jazz Messengers: Blues March // Lee Morgan: Eclipso // Woody Herman & The Herd: The Sidewinder // Eddie Jefferson: Psychedellic Sally // Horace Silver: Serenade to a soul sister // Johnny Lytle: Babo // Art Blakey & The Jazz Messengers: Jimerick // Bobby Watson: Keepin’ it real // Charlie Parker: Now’s the time // Los Bravos: Show me // Los Pekenikes: Nobles contra villanos

Cienfiebres Musicales #6: Listas Tontas

Hoy en el número 6 de Cienfiebres Musicales, versión radiofónica de las Listas Tontas de cienfiebres.com, concretamente de las dos últimas (Mis 10 del 21, nacional e internacional), instigadas por el bueno de Luisbe Despachopop.

Junto a ello, un repaso a mis discos y canciones favoritas de lo que llevamos de 2020.

Un programa, en definitiva, sencillo y desengrasante para afrontar los rigores de un verano pandémico y para homenajear a “Alta Fidelidad”, el libro de Hornby de cuya edición se cumplen 25 años, y la peli de Frears, de cuyo estreno se cumplen dos décadas.

Suenan:

Nacho Vegas
La Costa Brava
Delorean
Triángulo de Amor Bizarro (x 2)
Arcade Fire
Michael Kiwanuka
Vetiver
Futuro Terror
Los Estanques
The Masqueraders
Colorama
El Goodo
The Divine Comedy
Charades

Mis 10 (internacionales) del 21 [LISTAS TONTAS]

“Le voy a mandar un wathsapp a Luisbe y le voy a proponer que publique otra como ésta pero de bandas internacionales”. Y lo hice, después de publicar Mis 10 del 21 nacionales. Y me consta que el bueno de Luis andaba dándole vueltas, pero supongo que con el verano de por medio, las vacaciones y demás, pues aún no he tenido tiempo. Yo sí, más que nada porque aprovecho las sobremesas y las consiguientes siestas de la familia para hacer este tipo de historias. Y además esta la quiero meter ya porque, a su vez, voy a aprovechar ambos post para el número 6 de Cienfiebres Musicales.

Pues nada, ahí os dejo, mis 10 bandas o artistas internacionales de lo que llevamos de siglo que, como siempre se dice en estos casos, podrían haber sido otros diez ya que he dejado un buen número de bandas en el tintero, pero hoy son éstos los seleccionados:

DOVES

Hubo un momento, allá a inicios de siglo, en el que tras el bombardeo britpopero de medidados de los 90, se produjo una especie de reacción de bandas inglesas llamémoslas intensitas (creo que algunos llegaron a llamarles los Nuevos Nuevos Románticos) que nos dejaron muy buenos discos: Coldplay (quienes más lo petaron a nivel comercial), Snowpatrol, Starsailor, Turin Brakes, Travis… y estos Doves, quienes, a mi modo de ver, fueron los mejores, los que más disfruté, los que más me fliparon cuando tuve la oportunidad de verles en directo y de los que, en mi opinión, mejor envejecen sus álbumes (me estoy acordando de una anécdota con un borracho después de ver a los Cut Copy en Bilbao en la que me dijo que Doves era la banda que más le gustaba escuchar mientras follaba… pero bueno, eso lo dejaremos para otra entrada y, si queréis, podéis leer la crónica de aquel concierto que escribí en LFA en el que la menciono de pasada)

ARCADE FIRE

Un poco en la misma liga que los Doves, aunque sonando diferentes y llenando estadios. Sus tres primeros trabajos son para enmarcar y creo que han hecho méritos suficientes para convertirse en una de las bandas más importantes, sin duda, de lo que llevamos de siglo. Ya escribí sobre los canadienses en Mi Banda Sonora por lo que no me explayo más.

THE POSTAL SERVICE

La indietronica fue una etiqueta que también emergió con el estreno del siglo. Postal Service fue uno de sus principales representantes, con un pop intimista y delicados y sofisticados tañidos electrónicos. Además, dado que sólo publicaron un disco, el fantástico “Give up”, se les podría catalogar como uno de esos proyectos de culto.

FRANZ FERDINAND

Otros que despuntaron en el XXI. Los escoceses capitaneados por Kapranos nos trajeron fiesta y oportunidades para hacer el cafre en sus conciertos cuando aquella especie de revival del postpunk era lo más. A este respecto, creo que Franz Ferdinand me han brindado de los mejores momentos en un directo en estos años, por no hablar del buen número de himnos (“Take me out”, “Do you want to”) que nos han brindado para desgañitarnos y por los que, en definitiva, bien merecen entrar en esta lista tonta.

IRON AND WINE

Me imagino a Sam Beam como el típico tipo que todo padre y madre querría para su hija: encantador, delicado, servicial, trabajador, paternal, amantísimo. Lo digo en serio. Y encima el tío hace unas canciones preciosas y muy emocionantes. En cualquiera de sus trabajos. Nos ponemos uno de sus discos en casa Ana y yo y nos ponemos más tiernos y felices. Fuera coñas.

THE LAST SHADOW PUPPETS

Sólo por su primer disco, “The age of understatement”, tienen que estar aquí. Que unos mozalbetes como Alex Turner y Miles Kane se currasen un disco que desde el minuto cero se convirtiese en clásico, que desprendiese la elegancia que desprende y que me hiciese viajar por películas de espías de los 60 ataviado con una fabulosa levita, me parece algo extraordinario. Sus dos siguientes trabajos (LP y EP) no están mal pero quedan lejos de ese inconmensurable debut.

AMY WINEHOUSE

Es un mito y resulta casi obvio incluirla aquí. Pero más allá de su triste historia y dramático final, dejó una colección de canciones que la convirtió en una de las grandes divas del soul contemporáneo. Sus temas siguen sonando fabulosos y sus letras adquieren un significado muy especial habida cuenta de los acontecimientos.

SHARON JONES & THE DAP KINGS

Parte de las letras que me han sobrevenido para Winehouse podrían valer, en cierto modo, para la señora Jones. La otra gran diva del soul en lo que llevamos de siglo XXI que, desgraciadamente, también nos dejó antes de tiempo. Y como la anterior, fantásticos discos y canciones como legado. Nos ha dado mucho; se aplicó en eso de Give the people what they want.

MICHAEL KIWANUKA

Quizá uno de los artistas más respetados en la actualidad y uno de los más queridos y escuchados en casa en los últimos años. Tres discos como tres soles en los que se conjuga un pop pluscuamperfecto, un delicado folk que, personalmente, a veces, me recuerda a Nick Drake y un soul combativo que deja de lado lo lúdico y se pone en modo combate. Y todo esto lo amalgama de forma inmaculada. De diez. Apostaría a que dentro de cuarenta años se hablará de este chico como ahora se habla de los mitos más grandes.

VETIVER

Cuando antes me refería a Iron & Wine, he de agradecer, además de a mi amigo Javi, a Vetiver su descubrimiento. Quizá el grupo de San Francisco fue el que me propició una fiebre en torno al folk americano y sonidos agrestes. Todos y cada uno de sus álbumes me hacen pensar que sigue habiendo esperanza y eso no es moco de pavo. Maravillosos.

Cienfiebres Musicales #5. Pradejón y el Serie B.

Un ejercicio de expiación. Tirarme de los (cada vez más escasos) pelos por no haber ido al Serie B de Pradejón. Y no hacerlo cuando me pusieron sobre aviso y, sobre todo, cuando esta localidad se convirtió en un destino casi familiar. Y flagelarme porque, teniendo la oportunidad en bandeja, me perdí a bandas de la talla de Beachwood Sparks, Yo la Tengo, Arthur Lee o los Dr. Explosion en un festival del que todo el mundo destaca su carácter cercano y el buen rollo que reinaba en él. Un festival de cuando lo más importante en los festivales era la música.

En fin, pues de esto va el número 5 de Cienfiebres Musicales. Una flagelación pública y también, claro, un pequeño homenaje y reconocimiento a las personas que hicieron posible el Serie B de Pradejón.

Suenan: El Niño Gusano, Stereolab, Bronco Bullfrog, El Bicho (Josetxo Ezponda), Guided by Voices, La Habitación Roja, Los Planetas, John’s Children y T. Rex.